Artículo

MujeryNegocios


Por María Pía Estebecorena- Cornejo&Estebecorena - Contáctese con Nosotros
                                             

Qué cosas dice su ropa sobre usted?


Le proponemos en esta nota un pequeño ejercicio que tendrá en esta primera parte algunos puntos para que comience a analizar su imagen y a pensarla. Y una segunda parte en donde lo guiaremos en forma practica para que pueda analizar los detalles de su guardarropa. Empezamos?

Muchas veces notamos como al pensar en un equipo para ir a trabajar nuestra elección se inclina por: practicidad, rapidez y simpleza. Todas estas cualidades son buenos adjetivos para elegir un equipo laboral, siempre que:

  • Cuando piense en “practicidad” no diga en realidad “comodidad ante todo”

  • Cuando diga “rapidez” signifique en realidad “me puse lo primero que ví, lo importante en realidad es lo que tengo para decir”

Cuando piense en “simpleza” no implique “mejor me pongo algo negro, liso” o “ la corbata de siempre que me combina con cualquier traje”

Cuando la ropa pasa a ser exclusivamente una necesidad “porque no queda otra” y “porque no tengo tiempo en pensar que me pongo” y dejamos de sentir el gusto y placer de estar bien vestidos, es cuando uno comienza a dejar atraparse por el día a día y olvida el impacto enrome que tiene la imagen en nuestras carreras y trabajos.
Esto sin duda tiene un impacto en la autoestima: “para que me voy a arreglar? Quien me va a mirar?” “te parece que puedo tener tiempo de pensar como me veo, con todo lo que tengo que hacer?”
Estos pensamientos nos llevan a escondernos en la ropa y finalmente todo lo que nos ponemos es “así nomás”, “algo sencillo”, “cualquier cosa!”
Piense y dése una oportunidad: cuando fue la última vez que se vio y se sintió a gusto con su imagen, se sintió verdaderamente bien vestido? Reviso sus zapatos detenidamente? Y su abrigo, como esta?

Vamos a analizar algunos detalles que no vemos de nosotros mismos frecuentemente y que sin embargo hablan por si solos de nosotros:

  • Los cuellos de las camisas masculinas: cuando están sentados y alguien se para a su lado, el cuello queda muy visible!

  • Los trajes arrugados: de lejos se nota el detalle

  • Los puños de camisa gastados, percudidos o sucios: el que esta frente a nosotros lo ve

  • Las raíces del cabello crecidas: hablan por si solas, el pelo crece a razón de 1 cm por mes. Es fácil ver cuanto tiempo hace que Ud. no va a la peluquería

  • Los tacos de los zapatos y las punteras gastadas: cuando cruzamos las piernas se ven

  • Las uñas descuidadas: junto con la cara es algo que se ve todo el año

  • Las corbatas viejas , manchadas o enganchadas: puede ser una corbata esplendida pero la mirada del otro se ira directo hacia esa mancha

  • Los accesorios viejos o rotos: collares que perdieron su brillo, anillos que perdieron algún strass, hebillas rotas o golpeadas.

  • Las medias en los hombres: la mayoría piensa que nadie lo ve, pero si, se ve!

  • Bordes de carteras y billeteras: cuando vamos a pagar, cuando apoyamos la cartera en un escritorio o mostrador, se nota el paso del tiempo

El abrigo (tapado, campera o sobretodo) gastado en los puños, comido por la polilla o de corte o botones fuera de moda

Todas estas cosas (y hay mas!) son pequeños datos que damos a los demás de nosotros mismos sin ser conscientes y sin saberlo. Pero que los demás ven!! No siempre estamos en contacto en el día con gente que nos conoce y sabe de nosotros, de lo maravillosos que somos, de que no tenemos tiempo para nada. En general nos topamos con gente que nos conoce poco (en el trabajo por ejemplo), superficialmente (gente que trabaja en otro piso, en otras áreas, proveedores, clientes, etc.) o nada (en un negocio al que entramos por primera vez, en un ascensor, una sala de espera, etc.).

El problema es que aunque no lo seamos, estamos dando a toda esa gente una imagen errónea de nosotros mismos. Sin conocernos lo suficiente, la gente leerá en esos detalles aspectos como desprolijidad, desinterés, depresión, abandono, descuido. Nada de eso suma a nadie y lo peor es que estaremos dando una imagen no cierta a los demás.

Nos guste o no todos nos dejamos llevar por la imagen, hasta cuando elegimos en el supermercado los alimentos, elegimos la mejor manzana, el tomate que no esta golpeado, la caja que no esta abollada, etc. Nos guste o no, nadie escapa a la mirada del otro y con pocos datos sobre nosotros, los demás “leen” en los detalles sobre como somos. Cada uno de nosotros hacemos lo mismo sobre los demás, no es peyorativo, simplemente el mundo se mueve bajo estos conceptos y hasta surge en forma automática.
En nuestra siguiente nota veremos como clasificar en forma práctica nuestro guardarropa para analizar en detalle lo que impacta sobre nuestra imagen y aprovechar mejor el tiempo de liquidación haciendo una buena inversión.

Estos temas y otros aspectos se verán en mayor profundidad en las próximas Jornadas de Liderazgo de Imagen Profesional. Para todos nuestros fans que nos siguen a través de Facebook tendrán un descuento especial en la inscripción.

Los esperamos!


Por
María Pía Estebecorena- Cornejo&Estebecorena



Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar