Artículo

MujeryNegocios


Por Lic. Victoria Aloisio - Contáctese con Nosotros 


Equilibrio entre vidas sin tiempo

Unificación del espacio espiritual en la práctica terapéutica


Si hay algo de lo que estoy segura es, que es difícil llevar una vida atareada. A pesar de todas nuestras energías, las mujeres muy ocupadas, cargamos con un volumen de angustia y culpa, que no podemos expresar. Este relato es para mujeres muy ocupadas y pretende ser un mapa para tu viaje, para que encuentres paz interior. Cuando sabemos lo que queremos y sentimos, es posible equilibrarnos.
Somos capaces entonces, de crear un nuevo mundo a partir de los residuos del viejo. Esa es la esencia de la vida espiritual.

Este relato cuenta con tres orientaciones prácticas:

1. Historias de mujeres acerca de las vidas atareadas

2. Investigaciones realizadas en forma individual y grupal

3. Principios de psicoterapia espiritual


Recuerdo una vez, que estaba en unas jornadas de “Psicodrama y comunidad” y una mujer después de participar en mi taller me vino a preguntar por su experiencia de la falta de tiempo.
Ahí me di cuenta, y resoné mi propia libertad de poder pensar en términos de equilibrio para trabajo, familia y vida interior. Y recordé al maestro budista Rimpoche que habla del “sufrimiento achampañado”. Me contó de ella y el problema era que debía trabajar para darle de comer a sus hijos. Entonces el equilibrio no es igual para todas las mujeres. Hay una jerarquía de necesidades para cada una. Cómo hacer para incluir el tiempo libre y ahí recuerdo que la vida tiene desafíos, que a veces llevan a un sufrimiento inútil. ¿Cómo salir de él?
Reflexionando sobre el equilibrio vino a mi mente un relato:
Una mujer estaba agotada de tanto trabajar. Era cortadora de un taller de costura y cortaba, cortaba sin parar, pues tenía una familia que alimentar. Apareció el dueño, la miraba trabajar, le pidió la tijera y le dijo: - habría que afilarla. La mujer contestó: – no puedo, no tengo tiempo.
El hombre le respondió – sin embargo harías menos esfuerzo.
Moraleja: si tomas 10 minutos de tu vida, para hacer una práctica espiritual, tu tijera se mantendría afilada, por muy ocupada que estés.
Mi experiencia es que cuando estoy centrada y equilibrada los problemas se resuelven con mayor rapidez. Soy más creativa, tolerante, mejora mi sentido del humor. Mi salud se restablece y mis músculos se relajan. Todo se hace mejor y sin tanto gasto de energía. Tengo la tijera afilada.
Las prácticas espirituales tienen por objeto conducirte al aquí y ahora. Puedes elegir, al comenzar el día, rezar, meditar, hacer yoga, pilates, caminar por la naturaleza. Estas prácticas te servirán para reestablecer tu energía.


Por Lic. Victoria Aloisio

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar