Artículo

Volver a MujeryNegocios.com.ar


Por Lic. Elba Machado - Recreo Literario / Soy tu Biblioteca - Contáctese con Nosotros _________


"La Corista" Antón Chejov


Hola amiga, creo que podemos otorgarnos ese título ya que hace meses que compartimos estos encuentros que nos enriquecen mutuamente y que nos acercan cada vez más, a través de la lectura.
¿Sabés qué te voy a contar hoy? Nada menos que un cuento de Antón Chéjov, quien en 1907, año de su muerte era considerado el mejor escritor de su generación.

Quiero hablarte un poquito de este autor. Su abuelo, Egor Mijáilovich Chej fue un siervo que ahorró bastante dinero pudiendo así comprar su libertad, la de su mujer y la de sus tres hijos. Sólo a partir de su manumisión (liberación de un esclavo) pudo apellidarse Chéjov, ya que los siervos no tenían derecho a llevar apellido. Uno de sus hijos, Pavel, fue padre de cinco varones y una mujer, el tercero de esos varones era Antón Chéjov, que nació en 1860.

Sus comienzos en la escritura se manifestaron con relatos cortos humorísticos y coincidieron con su carrera de medicina.
Sobre estos dos amores dijo alguna vez Chéjov:"La medicina es mi esposa legal; la literatura, sólo mi amante".
El teatro, que lo había tenido, de joven, como espectador, lo descubre en 1896, como dramaturgo, en la obra "La Gaviota".
De más está que te diga que Antón Chéjov es uno de los grandes dramaturgos del teatro ruso del siglo XIX.

El cuento que me interesa comentarte hoy es "La Corista". No está dentro de los relatos humorísticos de sus primeras producciones, pero sí, se trata de un cuento corto, realista, simple, y de profundas connotaciones.
Narra un momento en la vida de Pasha, una corista; un momento cruel, provocado por la mujer de su amante.
Todo sucede en la casa de la joven en el momento en que el amante, Nikolai Petrovich Kolpakov está de visita y llega la esposa traicionada. Por supuesto, Nikolai se esconde. La mujer llega y acusa a la corista de haberle hecho cometer un delito a su marido, un desfalco, y de provocar la miseria de ella y la de sus hijos.
Con frases hirientes humilla a Pasha, denigrándola.
Por su parte la corista está deslumbrada por esa mujer hermosa, bien vestida que pertenece "a la clase decente".
Como te imaginarás la joven niega la presencia del marido en su casa y hasta llega a asegurar que no lo conoce. Es casi grotesco el retrato que hace de sí misma, al relacionar su condición social con su apariencia y compararse con la otra mujer. Esto es lo que piensa Pasha: "…comprendió que producía una impresión pésima en aquella dama vestida de negro, de ojos coléricos y dedos blancos y finos, y sintió vergüenza de sus mejillas regordetas y coloradas, de su nariz picada de viruela y del flequillo siempre rebelde al peine. Se le figuró que si hubiera sido flaca, sin pintar y sin flequillo, habría podido ocultar que no era una mujer decente…"
El relato sigue con la insistencia cada vez más ofensiva de la recién llegada que termina pidiendo a la corista la suma de novecientos rublos para que no condenen a Nikolai y para salvarse ella y sus hijos de la miseria en que caerían si no conseguía esa suma. Por supuesto, la corista no tiene dinero y eso lo sabe perfectamente la mujer de Nikolai que no ha ido a buscar dinero, sino las joyas que el marido le había regalado a la joven. La mujer, despechada, la llama "criatura repugnante que se vende al primero que llega"
La reacción inmediata de Pasha es asegurar que ella no ha recibido ningún regalo de Nikolai, pero ante la insistencia de la mujer que le promete ponerse de rodillas si es necesario, Pasha se asusta porque eso la haría sentirse aún más humillada frente a la desconocida. Finalmente termina reconociendo que Nikolai le había regalado una pulsera de oro hueca y un anillito de poco valor y se los entrega. La otra se siente ofendida, la había visto hacía unos días en la plaza luciendo joyas valiosas.
No sirve de nada que Pasha le diga que son joyas que le han regalado otros hombres y, derrotada, entrega todo lo que tiene diciéndole:"…si usted es una persona noble…su esposa legítima, haría mejor en tenerlo sujeto…. Yo no lo llamé, el mismo vino…"
La mujer envuelve las joyas en un pañuelo y sin decir una sola palabra, sin mirarla siquiera, se va.
Como te imaginarás inmediatamente sale de su escondite Nikolai Kolpakov y Pasha se arroja sobre él preguntándole con tono de reproche qué joyas le había regalado él.
En este punto crucial del relato me gustaría saber qué pensás que hace este hombre que no ha dado la cara, que ha permanecido escondido sin enfrentar la situación.
Está bien, comprendo tu impaciencia, sigo con el desenlace.

Voy a transcribir las palabras de este "hombre":

¡"Qué importancia tienen las joyas!... ¡Dios mío! Ha llorado ante ti, se ha humillado… y luego: "…ella tan honrada, tan orgullosa, tan pura… hasta quería ponerse de rodillas ante esta mujerzuela" "…nunca me lo perdonaré. Apártate de mí…canalla…"
Para que seguir con los insultos ya te imaginarás que se vistió y manteniéndose alejado de Pasha con un gesto de repugnancia se fue.
El final es imaginable Pasha llora y siente haberse desprendido de sus joyas y recuerda que tres años antes un mercader la había golpeado sin razón alguna.


Una situación terrible que repite un golpe, ya no físico, un golpe al corazón ¿no? ¡Hay tantas maneras de golpear!
Ya verás cuando lo leas la riqueza de estilo y de contenido que tiene este cuento.
El interés de Antón Chejov es demostrar las debilidades de la condición humana. Temas como la humillación, la vanidad, la vulgaridad, la mezquindad de la vida de cada día, son el núcleo esencial de sus cuentos. Su interés se centra en eliminar todo lo que no concierne al momento de la acción.
Tolstoy ha dicho de Chéjov que con tres o cuatro pinceladas nos ofrece un cuadro claro, semejante al procedimiento de los pintores impresionistas.
Utilizando temas de la vida cotidiana retrató el "pathos" (pasión para lograr conmoción emocional en el receptor produciendo sentimientos de piedad o terror) de la vida rusa anterior a la revolución de 1905.

Te recomiendo Los veraneantes y otros cuentos donde se incluyen algunos de los mejores relatos de este autor.

Chéjov representa a la escuela realista y es uno de los narradores más importantes de las letras modernas. Sus relatos se dirigen a los que él llama "hombres vulgarísimos"
Este cuento se presta al debate. La situación narrada es simple, común y aunque con matices, aún vigente.
Como digo siempre, los personajes son como las personas, aman, sufren, se humillan, tienen dignidad, en fin tienen todos los defectos y las virtudes del ser humano y viven situaciones semejantes.

Habrás podido apreciar que para la mujer traicionada del relato, los celos, la fidelidad, la honorabilidad no son los sentimientos más importantes. Por el contrario, lo que creo que le importa más es el estatus, la posición social, la preservación de los bienes, la comodidad, es decir todo aquello que hace a los valores materiales para la supervivencia. Tal vez sea necesaria la ayuda de un análisis psicológico, tal vez los celos, la traición, el sentirse desplazada sean la causa primera de su reacción.

La actitud del hombre, en cambio se instala en la cobardía, en la irresponsabilidad y en la vileza.

De la que el lector seguramente espera menos es de la corista que sin embargo termina elevándose por sobre esos dos seres ruines,
dándoles a su manera, una lección de humildad.

El cuento ofrece muchísimas posibilidades de análisis; me gustaría que lo pienses y me digas cuál es tu opinión.

No dejes de visitarme, siempre te estoy esperando.

Por Lic. Elba Machado - Recreo Literario / Soy tu Biblioteca

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar