Artículo

MujeryNegocios


Por Lic. Elba Machado - Recreo Literario - Contáctese con Nosotros 


¿Y usted, cómo se siente?

El título de este artículo no se refiere a cómo se siente uno, en el plano estrictamente físico, tampoco lo descarta, por el contrario, lo complementa.
 
Los seres humanos somos: alma, mente y cuerpo. Estos componentes nos acompañan desde que nacemos. Sin embargo, frecuentemente olvidamos el alma y nos ocupamos casi con obsesión del cuerpo y la mente.

Nos levantamos pensando en el aseo personal, el desayuno, la vestimenta, el trabajo. Trabajamos casi de manera automática y ansiamos llegar a la hora del almuerzo.
Pasado el a veces, no tan agradable momento, volvemos a nuestra obligada tarea, deseando que el reloj marque la hora de volver a casa.
De regreso en el hogar recuperamos la alegría del momento compartido con la familia, pero el cansancio nos vence y nos vamos a dormir resignados a esperar el fin de semana, único
consuelo de esa abrumadora rutina.
 
¿Qué fue de nuestra alma? ¿Qué hicimos por ella?.

Ni la bañamos, ni la nutrimos, ni la abrigamos, ni siquiera pensamos en ella. Alguien se preguntará cómo se hace todo esto y tal vez nosotros podamos darle unas básicas nociones sobre el tema.
Para bañar al alma necesitamos cinco minutos de meditación.

A los que no sepan de que se trata la meditación le diremos que pueden meditar en cualquier lugar de la casa o fuera de ella. Puede meditarse en el colectivo, el subte, el tren o el taxi. Simplemente cierre los ojos y piense en una palabra, la que usted quiera, el nombre de alguien querido, el de un santo, o una palabra que le parezca bella. Repítala constantemente durante esos cinco minutos; si puede, ilumínela con una luz blanca y brillante y fluya con ella hacia los derroteros que su pensamiento elija. De este modo su alma quedará limpia y reluciente.

Para alimentarla, observe el paisaje sea el que sea, si no es de su agrado, imagínelo, transfórmelo en otro y si le agrada, disfrútelo. Sólo eso le alcanza a su alma para fortificarse.
Para abrigarla, rodéela con una oración o con un poema de su agrado, sólo una frase suele darle calor
Para lograr que su alma trabaje, mímela. Al recibir amor, el alma abandonará su actitud pasiva. Si usted abraza o besa, ella le devolverá el abrazo o el beso, si baila, bailará con usted,
si lleva por la cintura o por los hombros a alguien, su alma permanecerá entrelazada al otro.
Estos son sólo algunos de los mimos que su alma necesita para sentirse amada. El trabajo o la profesión del alma es el amor.

No podemos estar del todo vivos, si nos limitamos a conservar vivos solamente a nuestra mente y nuestro cuerpo.
Probablemente algunos se pregunten: ¿De qué sirve ocuparse tanto del alma si lo mismo sobrevivimos? Y en la pregunta está la respuesta, simplemente se sobrevive. Otros muchos pensarán que diariamente no disponen del tiempo suficiente para meditar, observar el paisaje, rezar o recitar, abrazar o bailar. Es probable, pero ganarán futuro si lo practican con la asiduidad que sus ocupaciones les permitan. En el momento justo, descubrirán que sienten la necesidad de hacerlo con regularidad. Mejoraran así su salud física, mental y espiritual.

Sería bueno recordar que somos un todo dentro de una sociedad que cambiaremos, en la medida en que seamos capaces de cambiar nuestros hábitos. Dejemos de ser tristes autómatas huecos y comencemos a ser dignos de un mundo que Alguien nos regaló, sabiendo agradecerlo.

La idea es superarnos, evolucionar, comencemos tratando de hacer más agradable el mundo en el cual vivimos. Levantémonos agradeciendo el simple hecho de levantarnos, nutramos nuestro cuerpo con alegría, se alegrará también nuestra alma. Marchemos al trabajo pensando que es una felicidad tenerlo, volvamos a casa con la satisfacción del trabajo cumplido y disfrutemos de la familia, el techo y el lecho. De lo contrario, corremos el riesgo de que nosotros mismos debamos renunciar al regalo obtenido. Sólo así cuando le pregunten : ¿Y usted, cómo se siente? su respuesta será: maravillosamente bien.


Elba Alicia Machado. Lic. Letras (UBA)
 

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar