Artículo

Volver a MujeryNegocios.com.ar


Por José Enebral - Contáctese_____________________________________________ 


El vino, el precio, el marketing y algunas extrapolaciones


“El precio del vino no está tan determinado por la excelencia del producto, como por el coste del marketing”. Me quedé con ésta y otras declaraciones de Miguel Brascó, un respetado enólogo y escritor argentino, en una entrevista que leí en el magazine de Aerolíneas Argentinas, durante un vuelo reciente a Buenos Aires, desde Madrid. “El precio del vino es arbitrario”, decía también este singular experto. Yo me detuve en estas declaraciones porque siempre me ha gustado encontrar buenos vinos a mejores precios, y saborear el vino y el descubrimiento.

Las extrapolaciones

He querido, sí, destacar la importancia de saborear —y oler: algo que se nos olvida— el vino, de disfrutar sus cualidades, de obtener el máximo beneficio del precio pagado; aquí es donde conecto con mis reflexiones más habituales sobre el individuo, su desempeño profesional y la calidad de vida. Aquí es, en efecto, donde extrapolo para predicar el saboreo —que no la complacencia— en nuestra vida y nuestro trabajo. Hemos de saborear más y mejor los buenos momentos, los logros, las relaciones, las cosas bien hechas, tanto en el trabajo como en lo demás.

La diferencia entre saborear un buen vino y beberlo pensando en otra cosa resulta abismal; no parece tener mucho sentido elegir un buen vino (y pagar una alto precio) si no vamos a saborearlo debidamente. Del mismo modo, nuestra vida —familiar y laboral— va perdiendo atractivo si no la saboreamos. A menudo, obsesionados con los fines perseguidos pasamos de largo por el aquí y el ahora, y nos perdemos parte de la vida. La atención es ciertamente un recurso limitado y, para prestársela a los fines, se la restamos a veces a los medios; pero a aquéllos se llega a través de éstos y no de otro modo.

Las ventajas de gestionar debidamente la atención son muchas, y apuntan a una mayor efectividad personal y una mejor calidad de vida. Podemos tomar la copa de vino de modo automático o rutinario mientras pensamos en otra cosa, como también podemos dirigirnos de modo rutinario o mecánico a un cliente o a un colega, o conversar sin comunicarnos realmente, o leer un documento sin extraer el correcto significado de los significantes. Podemos llevar una vida con presencia auténtica (mindfulness), o vivir fuera de nosotros mismos, a cierta distancia; pero parece más recomendable lo primero.

Lo ventajoso es vivir cada momento con la presencia necesaria. Cuando ponemos suficiente atención en lo que hacemos, favorecemos la sinergia entre la inteligencia racional y la intuitiva, catalizamos el flujo autotélico (recuerden a Csikszentmihalyi) y, desde luego, damos curso a todas nuestras capacidades: facilitamos su materialización. Si, después de haber invertido tanto en nuestro aprendizaje y desarrollo como seres humanos y como profesionales, actuáramos mecánica o rutinariamente en nuestro trabajo, sin detenernos a pensar en cómo generar los mejores resultados, entonces estaríamos ante un lamentable desperdicio.

Surgen grandes y pequeños logros que saborear cada día, si ponemos suficiente atención en el aquí y ahora: conseguimos que alguien nos ayude y le damos las gracias; conseguimos, nosotros mismos, que alguien nos sonría y nos dé las gracias; llegamos a un acuerdo con clientes o proveedores bajo el prisma del ganar-ganar; contribuimos a que nuestra área de trabajo funcione con sinergia y efectividad en un determinado proyecto; alcanzamos los resultados esperados tras un esfuerzo mantenido; resolvemos un problema que nos inquietaba, actuando sobre su origen y no sobre sus síntomas; hacemos sonreír al director, de habitual serio y circunspecto; cursamos una reclamación y se nos da la razón; tenemos una idea brillante que resulta valiosa; alguien reconoce nuestro esfuerzo extraordinario; nuestro cónyuge reacciona empáticamente a un desahogo emocional nuestro; prevemos a tiempo una complicación subyacente; la intuición nos ayuda en un determinado asunto complejo...

Todos estos pequeños o grandes logros, todas estas victorias —si no resultan pírricas— nutren nuestra calidad de vida a partir del saboreo correspondiente. Tenemos la obligación moral de saborear los buenos momentos a lo largo y ancho de nuestra vida, como también de contribuir a la felicidad, al bienestar, de los demás; pero puede que a veces se nos olvide, fruto quizá de la vorágine cotidiana. Recuerde: viva el aquí y ahora; entre otras cosas porque, al escribir sus propias memorias, no sabría usted si referirse a lo que le había estado pasando, o a lo que tenía en la cabeza mientras...


Diríase, en efecto, que nos ha tocado vivir una época de grandes cambios, y eso no parece discutible; pero el hecho es que los trabajadores de hace cien años —nuestros bisabuelos— también vivían grandes novedades en su entorno. Luego podemos reflexionar con el lector sobre los cambios sociolaborales más impactantes en lo cotidiano de estos días nuestros del año 2005, pero fijémonos ahora, precisamente y de modo simultáneo, en algunos detalles de los escenarios neoseculares del XX y el XXI... En seguida convendremos en que se asistía igualmente a grandes cambios hace unos cien años; pero también advertiremos, al formularlos, un cierto paralelismo de signo cambiante. Unas tendencias parecen sostenerse cien años después, y otras parecen manifestarse en sentido contrario.


En dos tiempos

* En torno a 1900, el desarrollo del telégrafo, el teléfono y el ferrocarril reducía las distancias.
* En torno a 2000, el desarrollo de los medios de transporte y comunicación parece contribuir a eliminar barreras y distancias: es la globalización.
* En torno a 1900, nuevas oportunidades de negocio impulsaban la iniciativa empresarial.
* En torno a 2000, nuevas oportunidades de negocio, a veces on line, impulsan la iniciativa empresarial..., con desiguales resultados.
* En torno a 1900, la competencia se intensificaba.
* En torno a 2000, la competencia se sigue intensificando.
* En torno a 1900, la economía de escala alentaba la fusión de empresas.
* En torno a 2000, la economía de escala parece perder consistencia en algunas industrias: ya no es tanto que el pez grande se coma al chico, como que el rápido desarme al lento.
* En torno a 1900, los jóvenes empezaban a buscar trabajo como empleados.
* En torno a 2000, se alienta e impulsa la iniciativa emprendedora entre los jóvenes.
* En torno a 1900, aparecían los directivos asalariados: unos empleados contratados para dirigir.
* En torno a 2000, los ejecutivos asalariados son objeto de sospecha: algunos altos ejecutivos se enriquecen desmesuradamente, mientras sus empresas se devalúan.
* En torno a 1900, la organización y los métodos suponían un reto para cada gran empresa.
* En torno a 2000, la organización y los métodos suponen un reto de innovación para cada gran empresa.
* En torno a 1900, se desarrollaba la burocracia en las grandes organizaciones emergentes.
* En torno a 2000, algunas burocracias resultan asfixiantes, e incluso las hay que parecen disuasorias; pero las empresas intentan agilizarla. 
* En torno a 1900, se consolidaba el concepto de “obrero”. 
* En torno a 2000, parece avanzarse en el concepto de “trabajador del conocimiento”.
* En torno a 1900, los trabajadores españoles migrábamos a las ciudades, y luego incluso a otros países.
* En torno a 2000, los españoles recibimos inmigrantes de muy distintos países, y su integración no resulta siempre plena.
* En torno a 1900, se formalizaban las iniciativas de formación en la empresa.
* En torno a 2000 se consolida el concepto de aprendizaje permanente, y se va trasladando el protagonismo al individuo.
* En torno a 1900, se organizan los primeros congresos de gestión empresarial.
* En torno a 2000 hay congresos todos los días, y algunas intervenciones lo son por videoconferencia.
* En torno a 1900, se levantaron los primeros headquarters.
* En torno a 2000, la Dirección se descentraliza y distribuye: llega el empowerment.
* En torno a 1900, había elevadas cotas de analfabetismo que reducir en todo el mundo.
* En torno a 2000 se aborda el analfabetismo informático, y se empieza a pensar en el informacional. 
* En torno a 1900, surgieron las primeras escuelas de negocios en EEUU (HBS en 1908).
* En torno a 2000, parece consolidarse el negocio de las escuelas en todo el mundo.
* En torno a 1900, la industria se desarrolla rápidamente.
* En torno a 2000, vivimos constante declive industrial y muerte súbita de algunas industrias.
* En torno a 1900, la industria crea muchos puestos de trabajo.
* En torno a 2000, todavía continúan los despidos masivos iniciados décadas atrás en grandes empresas. 
* En torno a 1900, las materias primas constituyen el foco de riqueza.
* En torno a 2000, la materia prima es, en muy buena medida, la propia información: se va consolidando la Sociedad de la Información.

El lector podría completar esta lista, pero sólo pretendíamos insistir en que los cambios no son exclusivos de nuestros días, aunque puedan ciertamente precipitarse en algunos momentos de la historia. Enfoquémonos ahora sobre los cambios a que estamos asistiendo en nuestra propia trayectoria laboral de ciudadanos del siglo XXI. Hemos concluido la relación haciendo referencia a la información, que sin duda parece una herramienta habitual de trabajo para todos, cuando no una sólida materia prima. En esta Sociedad de la Información de nuestros días, muchos de nosotros nos vamos identificando ya con la idea de “trabajador del conocimiento” formulada por Peter Drucker; para muchos la información, más que una herramienta, parece ciertamente una materia prima.

Por centrarnos sólo ahora en nuestro desempeño cotidiano, muchos tenemos un ordenador en la mesa, a menudo conectado a Internet. Asistimos a la revolución informática décadas atrás, y asistimos ahora, por medio de Internet, a la revolución de la información. Lo dice también Peter Drucker: si lo más revolucionario de la revolución industrial no fue tanto la máquina de vapor como el ferrocarril o el teléfono, lo más revolucionario de la revolución informática no ha sido tanto el ordenador como Internet y todo lo que ha traído: montones de información. 


La información: el gran cambio de hoy

Si de hace cien años nos queda la imagen del trabajador manual, recordemos que fue hace más de 40 años cuando el ya citado profeta del management acuñó la expresión “knowledge worker” para referirse a trabajadores que manejan la información continuamente y toman las mejores decisiones. Empero, todavía hoy este concepto de trabajador del nuevo siglo parece apuntar al futuro, como si el siglo XXI estuviera todavía por llegar. Aunque aceptemos que muchos de nosotros tenemos que completar nuestro perfil profesional como nuevos “knowledge workers”, se diría que el progreso es lento y que no siempre tomamos las decisiones a que nos habría conducido un mayor grado de conocimiento, derivado de un acceso proactivo a información más completa e idónea. 

Entendemos el conocimiento como capacidad de actuar, es decir, de tomar las mejores decisiones; pero el hecho es que la demanda de conocimientos parece crecer a menudo más deprisa que el aprendizaje, y también más deprisa que los esfuerzos de organización del saber (gestión del conocimiento) en las empresas. Insistamos en que, para los denominados “trabajadores del conocimiento”, la información es la materia prima esencial: para directivos, ingenieros, investigadores, arquitectos, periodistas, economistas, médicos, psicólogos, tecnólogos, consultores, docentes, abogados, enfermeras, gestores, sociólogos, farmacéuticos, políticos... 

Todos estos profesionales, y muchos otros, viven de manera especial el aprendizaje continuo; a menudo deben actuar pidiendo también ayuda a su imaginación, a su intuición y, sobre todo, deben hacer cotidiano uso de especiales destrezas informacionales. Habiendo dejado el aprendizaje de ser una actividad casi pasiva (escuchar al docente) para empezar a exigir una permanente actitud proactiva, el individuo precisa ahora de nuevas y específicas competencias informacionales; precisa, entre otras capacidades, la capacidad de aprender por sí mismo a partir de la información disponible (no siempre muy didáctica, ni muy rigurosa, ni muy a mano). 

De modo que, entre los muchos cambios a que estamos asistiendo en los últimos años, cabe destacar la necesidad de aprender continuamente, y, en sintonía con esto, la necesidad de “aprender a aprender”, de modo proactivo. De esto ya habrá oído hablar el lector, pero querría moverles a la reflexión sobre el hecho de que, a veces, son los propios conocimientos ya almacenados los que impiden la llegada de otros de nueva vigencia; no olvidemos tampoco el “aprender a desaprender”, que tendría algo que ver, quizá, con la flexibilidad, la amplitud de miras, el pensamiento reflexivo, el autoconocimiento y autocuestionamiento, la catálisis de los cambios…


Mensaje final

Me pareció útil comparar el panorama de los cambios en momentos que coincidían con el cambio de siglo, porque, ya en la escena finisecular de años atrás, se produjeron muchos intentos de relacionar aquéllos —los cambios— con el calendario. Incluso se habló de la llegada del “tercer” milenio (como si no hubiera pasado nada antes de Cristo…), enfatizando o dramatizando quizá más los cambios emergentes.

Pero nuestra vida es corta, y no llegaremos al siguiente milenio ni siglo; bastaría con que hoy (2006) viéramos con alguna claridad el panorama de 2015, ó 2010, o simplemente 2008. Tras este modesto intento de tomar impulso en el tiempo, les propongo que pongan a prueba su visión de futuro. Hagan sus propias reflexiones, y aun cuestionen esta pequeña dosis de información fruto de mi modesta observación; pero aprovechen la energía cinética para hacer ejercicios de “reflective time shifting”, a su propio pasado y futuro. ¿Qué exigencias de aprendizaje y desarrollo se harán visibles en 2010? ¿Eran ustedes conscientes de su propia situación actual hace apenas 5 ó 10 años? ¿Cómo viven los cambios?

José Enebral - Consultor de Recursos Humanos
Alta Capacidad - Director

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar