Artículo


Por Hugo Kantis (PhD). DIRECTOR. MAESTRIA EN ECONOMIA Y DESARROLLO INDUSTRIAL PYME. (UNGS)
                                                          _____________________________________  
    

Dónde está el boom emprendedor

La opinión generalizada es que la Argentina es un país de "emprendedores", sostiene el autor, que relativiza este concepto. Propone, en cambio, una mirada más estructural, centrando el foco en la creación de empresas capaces de generar empleo formal tanto para el propio emprendedor como para más gente, sin autoempleo y sin operaciones en negro. 


El tema emprendedor viene ganando prensa en los últimos años revalorizándose su rol en la sociedad por su aporte a la recuperación de la economía. La sensación térmica resultante es que Argentina es un "país emprendedor".

En coherencia con esta sensación, el Monitor Global de Emprendedorismo (GEM en inglés) viene mostrando que el porcentaje de la población involucrada en actividades emprendedoras (incluyendo el autoempleo) coloca a la Argentina entre los "países más emprendedores" del planeta. Sin embargo, la misma fuente revela que en 2005 la actividad emprendedora declinó.

¿Sómos entonces un país emprendedor? ¿Estamos dejando de serlo? Un buen economista respondería: "depende". ¿De qué? Del enfoque que adoptamos y de qué incluímos dentro del fenómeno emprendedor.

Propongo dar una mirada más estructural, centrando el foco en la creación de empresas capaces de generar empleo formal tanto para el propio emprendedor como para más gente, dejando de lado al autoempleo y a los emprendedores que operan completamente en negro. 



Crisis y renacimiento

emprendedor

Para entender lo que está pasando hoy es necesario revisar lo que vino ocurriendo antes. Las estadísticas del Ministerio de Trabajo muestran que el saldo neto de creación y destrucción de empresas en la segunda mitad de los 90 ha sido muy negativo. Se destruyeron muchas más empresas que las que se crearon.

Hacia mitad de los noventa había poco más de 400 mil empresas mientras que hacia el final de la convertibilidad ese número había caído a 395 mil. Esta declinación fue especialmente fuerte en el caso de la industria, que de unas 50.000 empresas pasó a 45.000 en 2001.

Luego de la crisis, la situación comenzó a revertirse y en 2005 la creación de empresas alcanzó un récord. Por otra parte, cada vez son menos las que cierran y se recupera significativa y sostenidamente, por lo tanto, el parque de empresas existentes. Esto ocurre en medio de un cambio importante en las condiciones de oportunidad que ofrece la economía a los emprendedores. De hecho, el Monitor Global revela que el 60% de la población adulta cree que en el país hay buenas oportunidades para emprender. 

La recuperación y expansión de la economía, el cambio de precios relativos, la sustitución de importaciones y el surgimiento de una camada de empresarios jóvenes proactivos y alertas a las nuevas oportunidades de negocios, definen un paisaje que respalda la sensación térmica comentada al principio.

¿Más buenas noticias? Las empresas jóvenes explican cerca del 60% de los puestos de trabajo creados desde la salida de la crisis según un trabajo de Rojo, Schlesser y Rotondo, y tienen un papel protagónico dentro del universo de las que crecen más rápido que el promedio.



Desafíos 

Sin desconocer que las anteriores son muy buenas noticias no deberíamos perder de vista algunas cuestiones que exigen cautela, evitando caer en triunfalismos. En primer lugar, este renacimiento emprendedor recién ha sido suficiente para recuperar el tamaño de la base empresarial argentina previo a la crisis.

El desarrollo del país requiere que esta tendencia continúe y se profundice. Por otra parte, la tasa de creación de empresas de la que venimos hablando se obtiene dividiendo la cantidad de empresas que se crean cada año por el (deprimido) número de empresas preexistentes.

Esta sola mirada puede llevar a engaños porque si se vinieron creando pocas empresas en la última década (y encima se nos murieron muchísimas) el denominador de la fórmula puede ser una vara limitada para medir la verdadera fertilidad empresarial de la sociedad.

Si dividimos, en cambio, la cantidad de empresas creadas cada año sobre la población en edad de hacerlo puede observarse que la tasa de natalidad empresarial así calculada es muy baja comparada no sólo con los países desarrollados sino también con Brasil (aún tomando el mejor año para Argentina).

Necesitamos potenciar la capacidad efectiva de crear empresas de esta sociedad para seguir multiplicando empleo pero también para avanzar hacia un paradigma productivo y económico más basado en productos y servicios diferenciados y para entrar en la sociedad del conocimiento.

Cuando hace varios años sosteníamos en esta misma sección que hacían falta políticas que fomenten la creación de empresas, los referentes eran Escocia, Alemania, Canadá, Israel o Irlanda. El paso del tiempo hace que hoy alcance con mirar a otros países de América Latina que avanzan más sostenidamente en este campo. Chile, por ejemplo ya está en la fase de evaluación y ajuste de sus políticas de creación de empresas innovadoras.

En Argentina todavía es mayor el camino por recorrer que el transitado. Es muy importante avanzar fuerte a través de las políticas nacionales de ciencia y tecnología, PyMes y de la reforma educativa en marcha. Pero también el nivel subnacional cuenta. 

Un ejemplo concreto es el de la Ciudad de Buenos Aire,s donde en 2005 colaboramos con la Dirección de Rentas en un nuevo régimen tasa cero de Ingresos Brutos para los nuevos emprendimientos y con la Subsecretaría de la Producción en el diseño del Programa Buenos Aires Emprende, que ofrece financiamiento a costo cero con período de gracia y acompañamiento técnico a los proyectos promisorios por parte de instituciones especializadas.

Es hora de consolidar estas iniciativas y avanzar hacia una estra tegia de desarrollo emprendedor

Artículo publicado en Diario Clarín - Argentina

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar