Artículo


Por Consultoría Psicológica en Divorcio - Contáctese con Nosotros
                                           

FAMILIA Y DIVORCIO


Cuando nacimos, y la mayoría de nosotros nació en el seno de una Familia, nos pareció que eso es así desde siempre. No sabíamos que una Familia se construye.

Se construye poco a poco. Ladrillo a ladrillo se va armando esa estructura llamada Familia, con cada uno de los nuevos componentes.

Y cuando sobreviene un Divorcio, esa estructura se deshace. Los ladrillos apilados se desmoronan.
Si un terremoto afecta una ciudad, vemos cómo algunas casas se derrumban totalmente, otras parcialmente; a unas se les cae el techo, otras quedan partidas por la mitad. Nada queda en su mismo lugar. El Divorcio afecta a las Familias de la misma manera. Es como un terremoto y depende también de cómo han sido construidas para que el derrumbe sea total, parcial... Pero una vez pasado el terremoto hay que volver a construir, aunque ya todo será diferente.

También muchos de nosotros pensamos que la Familia ha existido siempre como lo es hoy. Sin embargo, la familia actual es el resultado de un largo proceso de cambios, estrechamente vinculados y en interdependencia con los que se producen en la Sociedad. La Sociedad se va transformando y la Familia también y a su vez ésta hace cambiar la Sociedad.

Los precursores de la Familia actual están en el Siglo XVIII. Desde entonces, los hijos empezaron a ocupar un lugar para los padres siendo prioritaria una buena educación para promover un mejor futuro. Los siglos XVIII y XIX fueron los del apogeo del amor maternal. Se fue creando la cultura de los niños cuidados en la Familia y por las mujeres. También a ello contribuyó el avance de los conocimientos psicológicos. Este modelo también fue apoyado por los gobiernos y por la Iglesia, porque así se aseguraba la supervivencia de los niños en épocas en que la mortalidad era muy alta, especialmente la infantil. Además la era industrial necesitaba más hombres preparados y sanos.

¿Y en el siglo XX? Veamos qué pasa. Se producen cambios importantes:
* La incorporación de la mujer al campo laboral.
* Los movimientos feministas que tratan de igualar los derechos de la mujer y el hombre.
* La vida en los centros urbanos.

Hasta hace unos 50 años, los abuelos, padres, hijos, tíos, primos, convivían en las grandes casonas o se iban construyendo habitaciones en la medida que los hijos se iban casando.

Los hijos eran criados por las mujeres y los hombres salían a trabajar (familia extensa). Si se trataba del campo, cuando los hombres y las mujeres jóvenes iban a cosechar, los niños quedaban al cuidado de las otras mujeres. Pero la urbanización cada vez más creciente ha ido produciendo un nuevo cambio en la conformación familiar y cada vez la Familia quedó más centrada en padre-madre-hijos, con el modelo de: padre-trabajo / madre-casa-hijos. En la medida que la mujer tiene acceso al estudio primario, al secundario y luego al universitario, las escuelas y universidades se pueblan de mujeres. El hecho de que la mujer se inserte en el campo laboral, que trabaje a la par del hombre, que tenga independencia económica, nos hace llegar a fines del siglo XX con otra conformación familiar: padre-trabajo-hijos / madre- trabajo- hijos


¿Y por qué toda esta historia?

Para comprender que la Familia tal como la conocemos hoy, tiene que satisfacer muchas necesidades del ser humano: Amor, Felicidad, Crianza de los hijos. 

Y para entender mejor el porqué del divorcio: si el matrimonio, la familia, no llena estas satisfacciones, se busca la separación con la esperanza de una vida mejor.

El movimiento divorcista -con gran escándalo de nuestros abuelos y padres- comenzó en EE.UU. en la década del 30, en que las personas hacían el culto a la felicidad que se obtenía por la riqueza y la sexualidad. Ahora este patrón está impreso en gran parte de la cultura de Occidente.

Por un lado el divorcio es un trauma familiar duro y de largo alcance -el terremoto-
por el otro se considera y acepta que los hombres y las mujeres tienen derecho a esperar que su matrimonio sea feliz, y si no lo es, nadie tiene que quedar atrapado en él. A veces es una segunda oportunidad que uno se brinda.

A raiz del Divorcio, las relaciones entre padres e hijos también han cambiado.
La estructura familiar es distinta. El Divorcio es una causa y el efecto de estos cambios.
Volvamos a la imagen del terremoto. Si sabemos que estamos en una región sísmica, tomaremos los recaudos de hacer construcciones antisísmicas o advertiremos a la población sobre el peligro, etc. Pero una vez que se produce, procederemos lo más rápido posible a auxiliar a las víctimas y trataremos de tener al alcance los mejores equipos.

¿Podríamos emplear todo lo que aprendimos sobre la forma en que las personas afrontan el Divorcio y desarrollar programas que les ayuden a evitar los efectos nocivos? Pensamos que sí.

Se hizo mucho desde la Sociedad en su conjunto para que la crianza de los hijos fuera hecha por la Familia y ahora nos encontramos con que la "institución Familia" se está transformando. Tenemos que encontrar los medios, la forma para que la crianza sea lo mejor posible (pues el ser humano es tal, en función de los humanos que los crían) a pesar de los vaivenes, cada vez más turbulentos, de la pareja marital.

Por Prof. Raquel Kielmanowicz - Familia y Pareja

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar