Artículo


Por Leonardo José Glikin - Contáctese con Nosotros

NEGOCIOS Y FAMILIA

La farmacia de Claudia está evolucionando mejor de lo esperado. El próximo mes incorpora el sector cosmética natural, y, probablemente, en breve se asocie con su novio, Enrique, para fundar un laboratorio. 
El futuro es promisorio: ahora, hay que cumplir los objetivos de facturación planteados, para lo cual será necesario aumentar la publicidad y las promociones. 

A todos estos cambios en la actividad se suman los cambios personales: Claudia y Enrique planean casarse dentro de un año. 

Los dos son reincidentes, pero con historias diferentes: Enrique es viudo, con un hijo pequeño; Claudia tiene dos hijas del primer matrimonio, y una relación con su ex marido que todavía no dejó de ser conflictiva.

Más allá del "riesgo país", y de las incógnitas comerciales que tantas veces no dejan dormir, hay un campo minado que Claudia y Enrique van a recorrer, y respecto del cual habitualmente no se consulta: la relación entre los negocios y la familia. 

En una rápida mirada, podemos decir que aparecen dos posibilidades: que Claudia y Enrique efectivamente se casen, o que el noviazgo se termine antes del matrimonio. 

En ese último caso, seguramente la asociación en el laboratorio sería una pesada piedra para ambos. ¿Cuáles serían las consecuencias económicas de esa situación?. Fundamentalmente, Claudia y Enrique han evaluado esa posibilidad, y han previsto el camino a adoptar en ese caso?

Por otro lado, si - como es lo más probable - se casan: ¿qué arreglos deberían realizar para el caso de que en el futuro se rompiera el matrimonio?

En la Argentina no existe la figura de las "convenciones pre-matrimoniales", mediante las cuales las parejas norteamericanas y de otros países establecen las consecuencias económicas y patrimoniales de una separación, contemplando incluso diversas alternativas, según cuáles sean las causas que originan la ruptura del matrimonio. Así, no es lo mismo que el matrimonio termine por la infidelidad comprobada de alguno de ellos, o que, de común acuerdo, decidan separarse.

Aunque las convenciones pre-matrimoniales están prohibidas, existen, sin embargo, algunas medidas de prevención que se pueden tomar. Por ejemplo, es perfectamente válido hacer un inventario antes de casarse, lo que va a ayudar, en caso de divorcio, a que cada uno recupere lo que llevó al matrimonio, sin engorrosos litigios para probar los respectivos aportes. 

También es conveniente pensar en quién va a ser titular de los bienes que se adquieran, tanto antes del matrimonio como durante su vigencia, ya que ello va a influir tanto por sus consecuencias impositivas, como cuando el matrimonio termine, sea por divorcio o por fallecimiento de alguno de los cónyuges.
En general, la gente se casa con la ilusión de que sea "hasta que la muerte los separe"; sin embargo no hay más remedio que pensar que no somos inmortales, y que ni siquiera podemos prever hasta cuándo vamos a vivir. 

De allí la importancia de dejar establecidas determinadas previsiones (un seguro de vida, en algunos casos un testamento, o la documentación de la empresa perfectamente ordenada) para hacer todo más simple a las personas que queremos. 

Ahora bien: es una necesidad del ser humano vivir con fe en que va a vivir mucho más, ya que ésa es la base para poder hacer planes, y trabajar para el futuro. 

En esos términos, tan importante como pensar en las consecuencias de un divorcio, o en las consecuencias de una muerte temprana, es pensar en la estructura para el éxito: ¿qué forma societaria conviene armar? ¿Quiénes van a ser los socios? ¿En qué proporción? ¿el esquema es realmente funcional y flexible, o va a romperse en pedazos en caso de crisis económica de la empresa? ¿Sirve esta estructura para obtener créditos? ¿Sirve esta estructura para crecer, o para tener más sucursales, o para vender la empresa en algún momento? ¿Qué pasa con los impuestos?

Seguramente Ud. se imagina a los pobres Claudia y Enrique con su agenda repleta de citas para que diversos profesionales (abogados, contadores, escribanos) les resuelvan todos estos interrogantes. Sin embargo, todo es relativamente simple, gracias a una nueva práctica profesional, llamada Planificación Patrimonial.

Así como en medicina existe un clínico, que luego va a efectuar las derivaciones necesarias de acuerdo a las necesidades del paciente, en materia de patrimonio es posible abarcar todas las variantes que se pueden producir en el corto, mediano y largo plazo, y tomar las necesarias medidas de prevención y previsión. 

Un Planificador Patrimonial tiene el entrenamiento para hacer las preguntas correctas, a fin de establecer un plan racional, que permita vivir con tranquilidad, sabiendo que el esfuerzo cotidiano no va a frustrarse por la aparición de un conflicto familiar, o por repentinas dificultades financieras.


La Planificación Patrimonial y Sucesoria
La Planificación Patrimonial y Sucesoria es una práctica novedosa en la Argentina, ya que comenzó en 1995 a partir de la Fundación del CAPS- Consejo Argentino de Planificación Sucesoria Asociación Civil. 

Consiste en analizar el patrimonio actual y el que se desea acumular, en función de nuestros propios intereses y deseos y de las necesidades de nuestro entorno afectivo (la familia, los seres queridos) en un marco de equidad, es decir, tratando de evitar situaciones que puedan resentir los vínculos personales y familiares. 

La Planificación Patrimonial y Sucesoria resulta especialmente importante en el marco de las empresas, y especialmente de aquellas PYMES y empresas de familia en las que está muy ligado el capital propio a las necesidades de sustento del grupo familiar. 

Los profesionales de la Planificación son abogados, contadores, escribanos y psicólogos especialmente entrenados para reconocer las situaciones de conflicto potencial, y también para proponer medidas de previsión frente al retiro, de manera de lograr resultados óptimos, evitando litigios y generando un futuro mejor.




Por Leonardo José Glikin, abogado, especialista en Planificación Patrimonial, Presidente del CAPS, Consejo Argentino de Planificación Sucesoria. Autor de los libros "Matrimonio y Patrimonio" y "Pensar la Herencia" - www.caps.com.ar

Los artículos publicados en el portal son de exclusiva propiedad de los autores que firman al pie de cada uno de ellos. Mujerynegocios.com no realiza ningún tipo de control en cuanto a la veracidad y/u originalidad del contenido de las obras, siendo ambas cosas responsabilidad única y exclusiva de los autores.