Artículo


Por Dra. Deponti Lascano - Estudio
Bertol, Deponti Lascano & Asociados - Estudio de Mediación Privada - Contáctese con Nosotros

Aportando soluciones


¿Cómo se puede persuadir a las personas de hablar más y pelear menos si habitualmente buscan las soluciones, rompiendo relaciones? ¿Cómo se los puede alentar para que en el futuro los conflictos se manejen de otro modo más efectivo?
La mediación es un proceso en virtud del cual un tercero, el mediador, ayuda a las partes que se encuentran ante un conflicto a buscar una solución mutuamente aceptable y estructurada de tal manera que permita la continuidad de las relaciones entre las personas involucradas. La solución a la que se arribe deberá satisfacer a todos los partícipes de la disputa. Es por eso que el mediador ayuda a las partes a generar opciones, para llegar a un acuerdo razonable.
La mediación es posible cuando las partes involucradas han reconocido que el problema existe, y acuerdan la necesidad de resolverlo.
No siempre los partícipes de un conflicto están convencidos de que son parte del mismo. Cuando esto sucede, cualquier intento informal de negociar un acuerdo se ve frustrado, generándose así la necesidad de acudir a los tribunales.
Reconocido el problema del que son parte, habrá que resolver qué método utilizar para poder llegar a una solución que satisfaga por igual a ambas partes. De hecho, cada vez más LA MEDIACIÓN es la alternativa elegida para los asuntos de familia. Esta elección está basada en 4 razones fundamentales:
1) La mediación es un sistema no adversarial. No siempre las personas en conflicto son adversarios, ni tienen por qué serlo. Es la forma de mantener y preservar las relaciones familiares en el futuro.
2) La mediación respeta la privacidad: es decir, se busca la solución dentro del ámbito familiar.
3) Es más rápida.
4) Es menos costosa.

En muchas familias, los conflictos entre padres y adolescentes se manejan a través de enfrentamientos y peleas, que terminan en tribunales. En estos casos, aunque se resuelva el conflicto que los llevó a iniciar la acción judicial correspondiente, quedan latentes los conflictos subyacentes que llevan en el futuro a más enfrentamientos y peleas. Esto es lo que debemos evitar con la mediación, y es el mediador como director del proceso quien organiza la discusión de los puntos a resolver, dejando que las partes expresen sus emociones, bajando el grado de hostilidad, para poder llegar a soluciones que sean aceptables y apropiadas para todos ellos.

Por Dra. Deponti Lascano - Estudio Bertol, Deponti Lascano & Asociados
Estudio de Mediación Privada



Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar