Artículo


Por Guillermo Potenza - Diario LA NACIÓN                                                                             


Cómo acreditar el origen y la procedencia de las mercaderías de importación


Es muy importante establecer fehacientemente el origen y la procedencia de las mercaderías que se importen, ya que de ello depende el régimen por aplicar, según la situación. 

La determinación del origen de la mercadería está relacionada con acuerdos o convenios que nuestro país ha suscripto en forma bilateral o multilateral, donde se ha establecido que los productos que arriben al amparo de los convenios tengan aranceles preferenciales o nivel cero. 

Pues bien, dicho de esta manera, parecería que la cuestión no debería ser complicada. No obstante, a raíz de prácticas mercantiles distorsivas o por falta de una adecuada profesionalidad en los operadores se han registrado casos de contiendas administrativas y hasta penales. Como primera medida, siempre hay que recurrir a la ley de fondo, que es el Código Aduanero (CA), y en él podemos ver cómo el legislador sabiamente nos introduce en un tema que ya venía complicado mucho antes del advenimiento de la ley. 

El artículo 14 del CA establece una serie de reglas para la determinación del origen, ayudándonos a conceptualizar criterios que menciona la convención de Kyoto. Los incisos a, b, y c del artículo 14 se adaptan al criterio de las mercaderías producidas totalmente en un país determinado que van desde los productos naturales hasta las manufacturadas. 

Podemos observar un segundo criterio de origen atribuido al país donde se realiza la transformación sustancial de la mercaderías cuando son dos o más países que intervienen en el producto final, y básicamente se exige que la transformación determine un cambio en la posición arancelaria. Así se expresan los incisos d y e del apartado 1 y se admite por el inciso f que la transformación tenga por objeto aumentar el valor de las mercaderías hasta cierto grado. No obstante los criterios precedentemente comentados, el Poder Ejecutivo puede establecer, por motivos fundados, que el origen de cierta especie de mercaderías se determine por otros métodos (mencionados en el apartado 2). 

Areas francas 

También en nuestro país se ha legislado para ciertos regímenes específicos. Tal es el caso de lo producido en las áreas francas o áreas aduaneras especiales (ley 19.640) y en los enclaves, como lo establece el artículo 16 del CA. 

En cuanto a la procedencia de las mercaderías, se considera el lugar desde el cual hubieran sido expedidas con destino final al punto de importación, salvo disposición en contrario (artículo 15 del CA). 

De ahí que el origen y la procedencia de las mercaderías en principio corren de igual manera ya que no se deben considerar a los transbordos o a los tránsitos en los casos de que los medios de transporte no vayan directo al país importador. 

De acuerdo con este criterio pero con algunos requisitos, para despejar dudas en cuanto al origen y procedencia, el artículo cuarto de la resolución 252/00 establece que si bien para gozar de los tratamientos preferenciales las mercaderías deben ser expedidas directamente del país exportador al país importador, no hay alteración cuando los operadores se ajusten a lo establecido en los incisos a y b. 

Los requisitos exigidos con objeto de salvaguardar los intereses en juego no son de difícil cumplimiento por parte de los operadores, excepto aquel que establece que las mercaderías que por razones de tránsito y sometidas a transbordo en un país intermedio al país importador deben permanecer en los puertos o aeropuertos con vigilancia de la autoridad aduanera. 

Algún país se ha negado a certificar su vigilancia y esto daría lugar a un ajuste en los acuerdos entre aduanas. Sin embargo, en este caso, el operador ha incumplido con el requisito aunque se trate de algo ajeno a su voluntad. 

En estos casos, sería beneficioso que la aduana estudiara alternativas que permitieran contar con otros elementos de juicio que aseguren el tratamiento fiscal. Para ello, no estaría de más formular consultas al respecto a operadores que por el grado de profesionalidad y experiencia se encuentren en condiciones de brindar su aporte. 

El autor es presidente de la Asociación de Empleados de la Administración Nacional de Aduanas (Aeana) y docente del Instituto de Capacitación Aduanera. 

Por Guillermo Potenza - Diario LA NACIÓN - 01-03-05




Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar