Artículo


Por Alberto R. Sgueglia (*) para la Consultora Enikö Bihar y Asociados - Contáctese con Nosotros


Métodos para el análisis del riego crediticio - 3ra. Parte
(los métodos "antiguos" y los "modernos") 



Índices y "Ratios"

Con el correr del tiempo, los autores comenzaron a desarrollar Índices y "Ratios". O sea expresiones numéricas derivadas de la relación entre sí de diversos rubros de los estados financieros de la empresa. En otras palabras los valores numéricos de los diversos rubros se dividen o se multiplican entre sí, o por un número fijo, para obtener un índice que trata de mostrar una determinada situación de la empresa.
Existen diversos tipos de índices o "ratios".

Hay índices como el de liquidez corriente o el de liquidez seca ("prueba ácida") que intentan representar la liquidez de la empresa comparando los activos corrientes - o una parte de los mismos - con los pasivos corrientes.

Otros índices tratan de mostrar el endeudamiento, comparando los pasivos con el patrimonio; o la solvencia, comparando los activos con los pasivos.

A estos índices - que son una imagen estática de los estados financieros - se les agrega "movimiento" a través del cálculo de las rotaciones, que tratan de medir - en días - la velocidad, la periodicidad, con que son utilizados o cancelados ciertos activos - tales como créditos por ventas o inventarios - o ciertos pasivos - como las deudas con proveedores comerciales - comparándolos con los totales anuales de las ventas, del costo de la mercadería vendida y de las compras, respectivamente.

También se elaboran índices de la rentabilidad obtenida por la empresa, comparando la ganancia operativa o la ganancia neta final con el total de ventas, con el patrimonio social o con el total de activos.

No deseo fatigar al lector con una exhaustiva enumeración de los refinamientos realizados a los índices básicos arriba enunciados o de los - literalmente - centenares de índices creados o desarrollados por los estudiosos del tema, las agencias calificadoras de riesgo, los elaboradores de "credit-scores" y los numerosos analistas que trabajan en los departamentos de crédito de empresas o entidades financieras.

Tan profusa cantidad de índices responde - en mi opinión - al incansable afán de los analistas de reducir a expresiones numéricas de rápida y fácil lectura todas las características de una empresa, que sean consideradas importantes para hacer un certero análisis del riesgo crediticio. Pero si se usan demasiados índices, se corre el riesgo de confundirse ante tantos números; si se confía en el análisis por índices, es conveniente reducir la cantidad de los mismos al mínimo necesario, es decir utilizar solamente los índices básicos.

Las ventajas de los Índices o "Ratios"

Los Índices ó "Ratios" tienen un efecto "igualador" en el análisis de empresas de tamaño diferente o de ramo diverso. Iguales magnitudes para un índice determinado tienen el mismo significado, así correspondan a una empresa pequeña o a una gran fábrica con varias plantas. Desde ya, deben usarse el sentido común y el buen criterio para interpretar esos índices o su interrelación con otros que hayamos elaborado, pero es indudable que los índices permiten, de un vistazo, hacerse rápidamente de una idea bastante aproximada de la situación financiera, de endeudamiento y de rentabilidad de una firma.

Esa característica - ser válidos para empresas diferentes - permite que los índices sean usados, entre otras cosas, para:

  • Sentar las bases para la elaboración de "credit-scorings"

  • Agrupar los balances de todas las empresas de cierto ramo o de cierta área geográfica en un balance único y poder así determinar los "desvíos" que los índices de cada empresa muestran respecto a los índices de la "media" (el balance grupal")

  • Establecer criterios de "pasa / no pasa" en la admisión de nuevos clientes

  • Determinar conceptos para clasificar a los deudores según su "calidad"

El análisis por índices de los balances de la empresa de varios años anteriores al último, permite establecer tendencias en sus características más importantes y determinar la situación en que se encuentra. Por ejemplo, ¿muestra una tendencia positiva o negativa en su liquidez, en su endeudamiento, o en su rentabilidad? Del cuidadoso análisis de esas tendencias - y de sus razones - pueden extraerse conclusiones que permiten adelantarse en la toma de medidas que eviten situaciones desagradables.
Pero se preguntará el abnegado lector, ¿no tienen desventajas los índices?

(*) Asesor de Empresas y Entidades Financieras
Ex Vicepresidente del Bank Of. América (Gerente de Casa Central Buenos Aires, Gerente de Sucursales Argentina, Gerente General de Uruguay) Ex Gerente Comercial del Banco Roberts (HSBC Bank) y del BCN Banco Comercial del Norte

Ex-Asesor del Banco Roberts y de Aceitera General Deheza en la implementación de manuales crediticios y sistemas computerizados para análisis crediticio de clientes.
Desarrollador de sistemas de análisis de riesgo crediticio, de "credit scoring" y de flujos de fondos.
Instructor de numerosos cursos de capacitación en ANÁLISIS DE RIESGO CREDITICIO y NEGOCIACIÓN 

Por Alberto R. Sgueglia (*) para la Consultora Enikö Bihar y Asociados




Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar