Artículo


Por Alberto R. Sgueglia (*) para la Consultora Enikö Bihar y Asociados - Contáctese con Nosotros


Métodos para el análisis del riego crediticio - 1ra.Parte
(los métodos "antiguos" y los "modernos") 



Antes de examinar herramientas "modernas" de análisis de riesgo crediticio, conviene repasar la algo larga lista de métodos y conceptos utilizados en el pasado.

Tanto tienes…

A principios del Siglo XX el análisis del riesgo crediticio se enfocaba sobre el patrimonio del eventual deudor. Tanto tienes, tanto vales.

Cómo le pasó al Jefe indio que se presentó ante el Gerente de un pequeño banco en un pueblito perdido en el viejo Oeste norteamericano: 
"Gerente" - dijo el Jefe - "yo necesitar préstamo de $ 1.000"
"¿Y para qué necesita el préstamo?" - preguntó el Gerente.
"Ahora ser otoño" - contestó el Jefe - "yo comprar en la feria 20 potrillitos a $ 50 cada uno. Llevarlos a campos con buena pastura en las montañas y cuando llegar la primavera, caballos ya crecidos, traerlos a la feria y venderlos a $ 200 cada uno"
Al Gerente le pareció una propuesta atractiva pero hizo una última pregunta:
"Jefe, ¿cuántos caballos tiene, en total?"
"Más de mil" - contestó el Jefe.

El Gerente, sin hesitar, aprobó el préstamo.
Pasados seis meses, llegada la primavera, el Jefe vuelve al banco y averigua el monto de su deuda. Saca de su bolsillo un enorme fajo de dinero - ya había estado en la feria y cobrado sus ventas - separa los pocos billetes necesarios para pagar su deuda y comienza a guardar nuevamente el fajo en el bolsillo.

El Gerente lo detiene y le dice: "Pero, Jefe, ¿por qué va a llevarse todo ese dinero? Si lo deposita en nuestro banco, podemos pagarle un buen interés"

El Jefe lo mira fijo, desconfiado, y le pregunta: "Gerente, ¿Ud. cuántos caballos tener, en total?"
El Gerente había hecho una oportuna pregunta - "¿Y para qué necesita el préstamo?" - que había dado lugar a una respuesta del Jefe que era - en esbozo - todo un plan de negocios.

Pero el aspecto que decidió al Gerente - y que eventualmente también decidiría al Jefe a abrir una cuenta - era el hecho que el solicitante tenía un buen patrimonio, ¡tenía más de mil caballos!

Esa casi excluyente valoración del patrimonio era quizás un resabio de la forma de pensar de nuestros inmigrantes. En su madre patria no podían ser dueños de la tierra que trabajaban, pero en América se les abrieron vasta expansiones de territorio y pudieron - a través de su esfuerzo, del duro trabajo - hacerse dueños de la tierra. ¿Cómo no iban a darle un gran valor a la propiedad?

Si cometemos el error de evaluar un tomador de crédito solamente por su patrimonio y no tomamos en cuenta además su liquidez, el negocio que se financia, el carácter y la moralidad del prestatario, las circunstancias macroeconómicas, etc., corremos el riesgo cierto de encontrarnos con un crédito en mora que, para poder pagarlo, el deudor deberá vender un pedazo de su patrimonio (campos, vacas, fábrica, automotores)

Y de igual manera que como prestamistas le damos gran importancia al patrimonio del deudor, también el deudor le asigna un enorme valor a sus bienes y opone gran resistencia a vender alguno de ellos para cancelar su deuda.

La remanida frase "el deudor tiene una amplia solvencia" significa que el deudor tiene un gran patrimonio. Puede ser un gran campo, una gran fábrica, una gran propiedad inmueble. Pero ¿tiene la liquidez adecuada para pagar la deuda a su vencimiento? ¿Tiene verdadera voluntad de pago, aún sabiendo que tiene que ceder un pedazo de su patrimonio? ¿O, ante la falta de liquidez para el pago, comenzarán las chicanas?
Debe recordarse que los préstamos no pueden pagarse con solvencia, pueden pagarse solamente con dinero.

¿Y si obtenemos una buena garantía? Pregunta un lector

(*) Asesor de Empresas y Entidades Financieras
Ex Vicepresidente del Bank of América (Gerente de Casa Central Buenos Aires, Gerente de Sucursales Argentina, Gerente General de Uruguay) Ex Gerente Comercial del Banco Roberts (ahora HSBC Bank) y del BCN Banco Comercial del Norte

Ex-Asesor del Banco Roberts y de Aceitera General Deheza en la implementación de manuales crediticios y sistemas computerizados para análisis crediticio de clientes.

Desarrollador de sistemas de análisis de riesgo crediticio, de "credit scoring" y de flujos de fondos.
Instructor de numerosos cursos de capacitación en ANÁLISIS DE RIESGO CREDITICIO y NEGOCIACIÓN

Por Alberto R. Sgueglia (*) para la Consultora Enikö Bihar y Asociados




Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com.ar, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.ar.
MujeryNegocios.com.ar declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com.ar