Artículo

logomujerynegocios1.jpg (8214 bytes)
_Por Ing. Mariano Bueno, Spa Las Dalias__________________________________

La Geobiológica Como Camino

El libro "La enfermedad como camino" nos sirve de hilo conductor para profundizar en una serie de cuestiones que empiezan a ser importantes.
Tal vez sea interesante antes que nada, el recordar qué es la Geobiológica. La definición académica entresacada del diccionario nos habla de: Ciencia que investiga la relación entre las radiaciones cósmicas y terrestres y sus influencias en los procesos vitales y la evolución de los seres vivos.
En la práctica geobiológica, nos hallamos ante un complejo espectro de radiaciones, energías y Factores de riesgo para la salud, susceptibles de provocar trastornos leves o patologías serias a quienes se ven expuestos en mayor o menor medida a ellos.

Es a partir de las enfermedades y trastornos derivados de una exposición a las radiaciones terrestres y al resto de factores de riesgo naturales o artificiales, que puede preocupar o interesar a cualquier persona todo lo relacionado con la Geolobiología, independientemente de su profesión, edad, sexo o creencia religiosa.
Si rastreásemos un poco, tal vez descubriríamos un gran número de personas que se han acercado a la Geolobiología por razones de trastornos de salud a los que no hallaban explicación (o solución) o por problemas más o menos serios en familiares o allegados. También son frecuentes quienes se plantean cambiar de casa y desean asesorarse bien de donde irán a vivir. Otros descubren nuevas posibilidades de actividad profesional, quizás más acorde con sigo mismos que el trabajo que desarrollan habitualmente.
Esto nos hace pensar que tal vez sean pocos los que a priori se acerquen o se planteen la Geobiológica, como un excelente proceso de continuo aprendizaje y de desarrollo personal.

Por todo ello, este es el aspecto sobre el que más me gustaría incidir aquí; profundizar en esta otra dimensión menos conocida y de la que apenas se habla, a pesar de su profunda significación en relación con la Geolobiología.

Cuando te metes de lleno en los extensos campos que aborda la Geobiológica, descubres un apasionante mundo de energías sutiles integradoras de la compleja realidad global.
De pronto, nos hallamos ante un sinfín de fuerzas, energías y vibraciones, estructuradoras y moduladoras de toda actividad vital.

A partir de ahí, uno ya no puede entender la vida solo desde aspectos mecanicistas y reduccionistas; empiezas a percibir la sutil trama de energías moviéndose e interactuando en todas direcciones. Todo pasa a percibirse como energía en constante movimiento y nos hallamos ante la obligación de aprender a descifrar sus múltiples interacciones e imbricaciones.

La presencia e influencia de la energía en movimiento lo influye todo y está presente en cada manifestación de cualquier ser, animado o inanimado. Desde los movimientos geológicos terrestres, hasta la actividad neuronal del complejo cerebro humano; pasando por los constantes cambios climáticos o las percepciones sensoriales: el calor es radiación electromagnética infrarroja, la luz son ondas electromagnéticas de unas determinadas frecuencias, los colores son haces concretos de frecuencias específicas y el sonido vibraciones del aire.

Todo es energía en movimiento. Flujos y reflujos de energías, radiaciones y campos pulsantes que mueven la vida y posibilitan tanto la germinación de las semillas como el latir de nuestro corazón.
¿Podemos acaso pensar en algo en donde no esté presente alguno de los estados de manifestación de la energía vibratoria y pulsante?.

Incluso la actividad cerebral se ve estimulada o alterada por las energías y radiaciones del entorno.
Si todo es energía; si somos energía en movimiento y transformación constante: ¿A quién no le interesa conocer las dimensiones energéticas de cualquier aspecto de nuestra realidad?
Eso es la Geobiológica: la ciencia que estudia la dimensión energética tanto grosera como sutil de la realidad que nos envuelve.

Profundizar en la Geobiológica, significa adentrarse en el conocimiento de las energías y radiaciones mas perceptibles como el magnetismo, la radiactividad o la electricidad, pero también indagar en las múltiples interacciones e imbricaciones de cada una de estas energías con cualquier proceso vivo: bioelectricidad, bioelectromagnetismo, ondas de forma, energías y estados de conciencia, salud y hábitat, lugares sagrados, etc. etc.

Un día descubres que tu estado de ánimo en un momento dado, puede ser debido al entorno familiar o profesional, pero también a los campos electromagnéticos allí presentes, que alteran considerablemente tu actividad neuronal, o incluso a las microondas emitidas por el teléfono celular que te mantiene bien comunicado con los demás.

Pasas a interesarte más y más, y acabas investigando cada rincón de tu casa, cada espacio, hasta descubrir las aptitudes y predisposiciones de los lugares; y a partir de ahí sabes en qué sitio descansas y te relajas mejor, que rincón te permite concentrarte, estudiar o ser más prolífico en tu trabajo; hallas la mejor distribución de formas, muebles y colores para propiciar el intercambio y la comunicación en salas de estar o comedores, e incluso aprendes a crear armonía allí donde antes solo percibías desorden y tensión.
Terminas por conocerte mejor y a reconocer en ti, aquellos síntomas que te indican o te aportan información sobre las energías de los lugares: esa presión en las sienes que te señala la presencia de fuertes campos electromagnéticos; la ansiedad o el dolor de riñones típica de las alteraciones telúricas intensas; el calambre en una pierna cuando te paras sobre un cruce de líneas Hartmann o la somnolencia y pesadez de los lugares con la vibración general muy baja o densa. Incluso con el tiempo, hasta percibes las cualidades más sutiles de los lugares; intuyendo la personalidad de quienes allí habitan o la presencia de remanencias sobre hechos acaecidos en tiempos pasados.

La Geobiológica puede ser una puerta abierta a las infinitas dimensiones de la realidad, solo precisa de nosotros una mente y un espíritu abiertos, así como grandes dosis de curiosidad, una constante observación del entorno, de las personas y del resto de los seres vivos; unido a un mínimo de lógica reflexión para discernir coherentemente sobre cada hecho observado.

El discernimiento coherente es vital en toda observación y análisis, de lo contrario la Geobiológica se presta a perderse en las muchas ramas e incluso a desvariar con conclusiones precipitadas disparatadas o alejadas de toda realidad.
La intuición debe preceder a la razón; pero la razón cumple la función de dar forma, contenido y coherencia a lo observado e intuido. De lo contrario es fácil desorientarse e incluso llegar a planear rayando la incongruencia cuando uno se adentra en los terrenos de difícil corroboración.

Otro campo de acción de la Geobiológica es la investigación rigurosa y de laboratorio. De hecho, en parte, es gracias a esa investigación que se ha conseguido dar cuerpo y credibilidad a una ciencia que en un principio era mucho más empírica e intuitiva y cuyas herramientas básicas siempre fueron la radiestesia y la sensibilidad personal; algo más cercana del arte que de la ciencia.

El problema de la investigación metódica de laboratorio que es lo único que suele aceptar la ciencia oficial es que resulta muy costosa, tanto económicamente como en tiempo y en dedicación; por lo que solo suele investigarse aquello de lo que se pretende obtener un cierto beneficio económico. Si además los resultados de las investigaciones atentan contra intereses concretos, se despliega una serie de cotrainvestigaciones tendentes a descalificar las que obtuvieron resultados positivos, o se cuestiona la metodología empleada hasta conseguir rebatir, anular o ridiculizar tus conclusiones.

Ello nos obliga a interesarnos más por los trabajos de campo, por las investigaciones en las viviendas habitadas, observando síntomas y patologías vinculables a los factores de riesgo estudiados por la Geobiológica. Y sobre todo a observar los resultados de las indicaciones y consejos ofrecidos, haciendo el pertinente seguimiento hasta percibir los positivos resultados y tomando buena nota de causas, efectos y reacciones.
También tenemos que arroparnos con la profunda humildad del que es consciente de lo compleja que es la realidad que nos envuelve y de la que formamos parte, así como de la complejidad humana; siendo muchos los factores de interacción para que algo suceda. Cuestionar y cuestionarnos, aceptar los fallos o errores y aprender de ellos, conocer nuestras posibilidades y también tener claros los límites.

La Geobiológica estudia infinidad de factores y muchos de ellos sinérgicos, e intenta profundizar allí en donde otras áreas del saber se quedan cortas o no tienen respuesta. En definitiva ofrece infinitas posibilidades y alguna que otra limitación. Lo importante es que puede llegar a convertirse en un excelente camino de desarrollo y crecimiento personal que abarca todas las dimensiones del ser.

Desde estas líneas os invito a seguir este apasionante camino, con todas sus posibilidades y también con sus limitaciones; superando los obstáculos que se nos presenten en cada momento, e intercambiando las múltiples experiencias personales entre todos los que compartimos un mismo rumbo.

BA7062EBBB68DB4D5E087F625E87B059E3E6FDF5187AB1FC1F602163211BB506EB0F43788AE1B778EB5841A87021917FEDB1BF7450429700E6419360449073C7E4DC56F2DD5064D2A07934E5AE8E00B85E806A58320732FDF6FE07FFB2B57F21AF56895F904F520E3A28CAAF6CE9F4D8760E985DCFB55AD5C10E19BEA8B37BACFAA12AA7BEDAF15D4B940A237B0C04E90C7CBE0D2FC400611BD5094A1D2C86E8CF47FEDADD920045767BDC210290490096D4122F8C64790A7F3225065C9D1E8B6681821C3475992BEBFD4B83B99575BF9401F68807EBA06B40BDC2EB50DFE4B150138E7E74B43C4256EB4483CFB0B9061757CB1A3534B2085B4F3A07F97DA50C311700722F9FA50F278A06DE1201BC9CAB9136FCBA6EAFED658D7941126005FEE072628B792855FEADE608E8891C105229EEF01840D1BEF0DF7D258CE01CD048F2F1E95D3E0DB1AB573B7848BFCB4E29088304FF1DDA035301CD5C8171B4426F8024BC4C66F0B76E36C3EDC5A1BFF7D46C361EAAC5043DF93CF8B179C5AFE972AB74BEE5DE048BAA618409E5B175ADD8D31ED364BB3D5F87114C4976E55C7E9C1AA24CA6557685B88DF214EB8C28360F7E98720810234150619B306D7D1355CE2DF719B88F012C1E7162577A302B9CB4F857ED6ED5BC0D28EEA3A0DBC9766BF69332D6D68E378616C55E0342831230C74FC024DF1619E3E490069A11BABC142FC423C8C50B580D0071880AD502CD3E646A61F766B2B3AA1E5394781EEB8D86F50C8F0100240282B1C2BF104D2E6FEB7416CBA61386CB0F3F1B1D7FEB79EA18D97CAC168B0BCB54C62146ED1C0A305D9080DE92D7385DADA16A66D7B005FF47F34FA5D1118C96CDF4862FAA46DF9171C2F22CFCB27E49B9162FC52DFB5B0A18488A7D9A0589A25FF4BED2CF85255E23266EC6F9FA606A03674297A297E81DF2704C1FADD0A5B138285C1C090998972928B256EE72EC7C486D7EA0B8D5FE81B1092C2BD2FD706287F835D71210AAFD242174406ED376E70B7A6F5198472A52077053B0DF8BF418127CC4D64E01242BB76F911F005236EDDE0FDF7A8036DDBFB4415DAD6C1ADFCD513265D487A996EFD853AD8CCF136E21C205DBB7584F80B4B5CA056BAE61B57F2748F0D6C7DD4D75F1F09B902D7F9A8126D851FF10D8BE9FF0D2EB4972FB60E26A8E802C0FF87EA8286AD16FF022F01063AC100B45E10C0AFB104DD0AE32E1CFE02A06AF852AD85140624006BA2C8A3968DBE95A851CA3C09EF47FB6237DA8537C4805C22C1C228503B5104C5A9D6827B763006D14A942E60D88A24EF096E0097BFC959818280E43FD3093DD103B7EFA03987B6C65761B042711F14706FFD5FF87D81FD2C207C68FF613D9A5E7D78F8AAA4988683D8EA08F814710C4118E2F34B791DB005FCB5006399D2E7985CBA44FD04AFE02243C29860B77B3FC3DFF8854A11E8481087A26B06ABECB174055CA947F914F6530E58005A339E75114FA52AC44281234052A935FD7F07E8C460D3209AB29D4F604A668FCED3DA8ADF6E6FF10CDA3670CAF03B080D79078BEBA0DA515C29830D92103FD217367E72A78FDE8DC2B7154C8F2EEB6B40977AE99F9DC2B1C51F078781B8833768CF4EDD18F856C426A3E1DD0B379D37BC56B4F0A66805421347FB8A6E68B0C2A4FC53BE82EB85866FDDA825161C4195BD54D13CD7567C0BF88156CEA319E280B8D03D75BFBD44D137055876692532788DF13FB4FDC2D2E947E119E59D80899651CA027869BBB52F895B2D865D068E81300ADF682C551BDB1DB6279094800AD5B6F1D1B163793A35D6498AFA169F2AF825315F53B87FC67EFE2A0525F355B6C97A08F840DBEA173CA86EF1014C9A62A9045D13A1AF22BD7D807E13AD5D73C778874DA049552C11DC6F1240C7970BFCC2AE11B824D8D4F67349E2BFF9492DD1196A10563B753814B536ECBE0BCD010DD90D84092227FCC3B610DDA2208050F34A58CBA33B28B68B68D00AB31793F8AD7E6B529BBC06872041DA1128DAFF56FF52C75F0E4C9C7D28C910F643A414B49A60406DDC62032F04FD67EE4C521148BF2BF55FE0C58FC1696D94B10E5AA9EE150741E136148602F520C8D25C63605F32DDBD2317168A3C9ED032F9856109BB5753D41B86000AF5969793EA2E5C6845711C2F787300CA28B5B1ABBB0403266588EE67AA0F6E37162E6B016F077D6EDC8817F878C692A93586DA81A9BB15B1D44BA512EB1D2AE0A7A374FB63002B01E77C14566F213E0297E083A2FDA20B35D9B0612845C367715C9B9364A871F80FB4C20362F16D32297E158817D8B57E2C5008CE0F8D96E8AD7E1D74A909BD95DF0BD046DDE4C82E937F2E136758FE5FE063D8C624E1D5D32B8F2C91053E9D9FE8154BDCDCDA0B7B7FF6C2CDC9FD9788BE990528DFD374A7D7B860828C1EEE8582A52FAF670E6F305EEC22A9AD30B57942C073AF60A2B5FF6E3874D3D29C9624987CECFE5FDB2DDEBAB6FBC38206F9E85B5828BF45B4B6FCB4E384E46D095B3832EAB75DFC476418ED84D849A13437A11180C1D0448AFF0D9E02EC198C25871DE009D90A57C10BBC02BCC9230B14307508CDC40E2837F4B7DB40920A76010F49A4A339363EE417574E2F2FF4FF8E92209BF810FB57D9C5873C5F1BC104408AF08EA5B78A2BB14618F4E5B22485A3E1C6B3E0BE4A1E4D1348FBD2066CDB3DDBDB573BE09650146E744761BFE83B838C3726C39BA6A05BA664C94F8E32FA56D1C623394DCAF1E134613BA8FFDCD8AA4BBB6E8060FC0786F76D04A587AD9C6375F773FED2052E49702BB90608CC2810CBE5809076E806064AEBFF80D98C2F5CA8D58C82D05281DA2344D0A1A6DFE80C9D02135B436F889B0601877101B87CE9034D3C948F4965DD481134BA1869C0174A2D6EA83857A39824D180A6C17F53C07516A5BED1E80B6B7BC5C0AA1BADDF68A479A34A76A986B2E35D54AD16EAD921A311A59895976AA2CB5EA186014C00FFC0AD419F8FC9C9D040E1C2828676A5BEFD02BF2403E2010DDC1F805735C7F4CA2F5B7CA91C7578E2103593103A79686BA8F881E5C9A70EF2038EFCDFE2ADD6C35B44C0D0D5F93895D50176B451F978ECB300DAD47D9980A4154B7FABFF4090603458847D0FFAF0566D9ED7D9E705CC1D3687FDAD96D843C05F73B7C6E0B41370C1A90568A2196972792E8EE2BF10B547F4BCECCFFEBCD1229B9AFF5B0B9708EA141267AC2058FF3B24210B56CA112DB5E8E58E0332A8132D2DFD7F2F6848F8850F239F18D7573C6F1BC77FA106DA1EE48233B053E0EFFCF0DCC855618915DEC3AC05C1D528380E207F01E036EA1B5B7A737AF09D172E3304E2ADDADAE9DF5A4E5E1CAD074240FF854A010A28862E1948541396082E3D8AF64F86336AD7157CDBC4379A6CC7DC41B1A218400148AB5BFF9DBB150A250C2628AFCCC618635A70FC2842A98DAD06F83958E7A321D117FDD0951085B1DE18450ABEFD42C134A6D212F114C46662B0C4EF6ED0B9626A2F1AA373D90D9F8016FE876AE36981B761A23E891A5C02895B142A40BD20D7E61DC04DDBE803DF52A828FA2874A10B458BD37E5EE4C35BDB51B04D38E4B5E83D180AEB4FED166BCC6F0D068904251C1F6A6DE276E6EF3494A04CF805BF1BB7855F3547CCE26D5BA21A2B619EC1E1E347978A3BCDF390576C26F7C3F1DB52EDA4176822005A8657E0B8908B7FB9CEC0F405D01F8C922F446E2D111737E8CAA129285791473704DD1E22F8D5A701F0FF2C17F85D18958ACB64A6F8F7AC0E088EB616785B470441B5BE22BF257A5BAA4BB355CE268E5B50DCB9F85522D3809CE9CABF10282E5029287F748E0012FF2D3E283335605B18C3CBA2B820E9B8D1BFABACAD3A56373E39EA5D6651CD2CF5A55BDB1326236845E541ADFA3BB2968AC2027C03868D21BD04DD28B130D97F856F3AD26FDFA2B71473130C7D5C9E3857FF3A25AD404BD181890768B958885A860B7C1A0B5BFF61A49689674384D4F4FBC0224C805CDD54FDFD0F70C5D658D73A51B2EBF87FC3AD024D610FA31A819614F0F9F5188E3A80D5DEE0069350C3AAC8EFD01BD9C78DA676768A5BF3000A5CE91125786B69A4E3B4BE04F0F18910DCD05FE8676C160FD342B25F32FDAF49257E2ED4016DE20D5B9FBA3A95BAD16F1BA61EEF4A0DD6A1F870737528964C5F0808970432387D517AC28D42DD5111991657E03CCFC56D79E371AD5A2E90045F98683AD5801BB4C3C7104C7AF2296AF0462DB7AB504A2704D4D0B6A2450D09E7D1BD64DADA98C3FA590E545A9E52C250B50D6CA2F56E6D91CE829B0836650AD54A7FCC82065FE805324604F4552272424F7725FE12F1F037062B5B5106BB8E234E7EABDFC1F6A7D8031C74D88D812408A88064DCED85862E84012A7067CEE15C078DB635A8F8C49B51760F113443A3A5C9FFEC42A94B74423FCA88E0A32AF65FA0C5BAA8510B1DC59949850C560F28C446ABFDD68DAC8DAAA56E2E370C987936851B2DE8ED0EA23C63AD533EC21D8C2AB6DFF58BE7DBD626BE2DA331A11648C4D8965A5ABBC8A1A98104FF105F28350002D9D859F8DF04D4C68FEA31E8F016F94EA082D17054B85CA8516BDAFBD37F2B6F3927876A682C72B9DB02F953F281A2BA827B09B221902BF2625A26F82DDEC09880F0726308B8BD5C9B4B74445B5C61076838940D0AF1C0120E90630E99AF54B48866EAEA64DB970CF1DD2CA294C973B8097AE2CE181BC042B47F1487985C08C4F642DB5C87315A5B74DE003438DD4BAFB6ED6241C4B424616008B98512F0DB78E4EDC3B82927AE3D98B5F1160BD42E3DA7F11DE289A1425730F85D5BFE0F89B4F4D76DB31B849254BD4E924CE1367